Rate this post

Introducción

Ante nuevos tiempos, nuevas soluciones; esto aplica para todo ámbito de la vida sobre todo a nivel profesional. Frente a nuevas tecnologías y una creciente competencia, son diferentes las estrategias que debemos asumir para aportar la eficiencia laboral que buscan las organizaciones.

Comencemos por definir la eficiencia laboral. Este término hace referencia a la capacidad que tiene el talento humano para lograr un objetivo específico con la menor cantidad de recursos y en un tiempo determinado.

Es decir, una persona es considerada eficiente cuando logra cumplir con su trabajo de forma rápida y con altos estándares de calidad. Sin duda, estos trabajadores se convierten en el vehículo idóneo de las empresas para alcanzar metas con éxito y la mayor eficiencia laboral posible.

Pero veamos a continuación algunos aspectos clave imprescindibles para conseguir eficiencia laboral.

Alinear objetivos y prioridades dentro de los equipos de trabajo

El equipo de trabajo será clave para el cumplimiento de metas. Cada integrante desde una tarea específica se encarga de aportar lo necesario para lograr un objetivo. Pero ese equipo requiere una figura que lidere y transmita valores y pautas a seguir de manera concisa y transparente.

Ese líder debe asegurarse de que todos estén alineados en los mismos objetivos y establecer prioridades dentro del equipo de trabajo. Para ello será fundamental fijar una visión clara de lo que se quiere conseguir en cada proyecto o cambio que se aborde.

Luego deben definirse los criterios de trabajo, responsabilidades, nivel de compromiso y toma de decisiones que tendrán los involucrados. 

¿Por qué resulta tan importante el rol del liderazgo para alinear objetivos? Los resultados de un equipo de trabajo son el reflejo de cómo lideran sus coordinadores.

Si el líder no consigue compaginar una misma visión, surgirán problemas y confusión entre los colaboradores, lo que frustrara el camino hacia la eficiencia laboral y el logro de objetivos.

Tener una comunicación ágil

La comunicación es la base de todo, sin ella difícilmente los colaboradores podrán entender la cultura, los objetivos y proyectos de la empresa. Se trata de uno de los aspectos más importantes pues de esta dependerá el desarrollo de todas las actividades necesarias para lograr una meta.

¿Cómo debe ser la comunicación ideal? Los mensajes deben ser transmitidos de una manera clara, directa, ágil y objetiva. En una era donde prácticamente todo es digitalizado y las personas usan la tecnología como principal plataforma de conexión, la comunicación empresarial se vuelve un reto.

No obstante, ese reto debe ser usado por los líderes para potenciar y agilizar la comunicación. Por ejemplo, hoy día plataformas como WhatsApp se han vuelto aliadas para la transmisión de mensajes internos en un equipo de trabajo.

Otras buenas opciones como lo son las aplicaciones Slack y Microsoft Teams, favorecen la comunicación interna del equipo de forma rápida y organizada.

Este tipo de herramientas tecnológicas además de resultar amenas para las personas, logran que un mensaje pueda llegar a un grupo amplio de personas a la vez y de manera rápida.

Un punto que le da gran valor a estas nuevas formas de comunicación es que permiten mantener un feedback tanto fuera como dentro de la oficina.

Sin duda se trata de herramientas que van acorde a tiempos que demandan una comunicación fluida, clara, efectiva y dinámica. Lo importante es asegurarnos de no desvirtuar la esencia de estás vías de conexión y saber separarlas de la vida personal.

Por otro lado, es importante que pese al gran terreno que han tomado las herramientas tecnológicas a nivel laboral, no se desperdicien las vías tradicionales. Las reuniones y correos internos son vías de comunicación que siguen siendo alternativas efectivas para mantener una buena comunicación.

Programar seguimientos para cada uno de los proyectos

Procurar hacer seguimientos cada cierto tiempo es vital para monitorear el estatus de los proyectos y medir su evolución. Eso sí, estas evaluaciones no deben hacerse de manera deliberada sino siempre que sea necesario.

El monitoreo de cada uno de los proyectos permite optimizar procesos, verificar que se ejecutan las tareas de cada departamento y que se cumplan los deadlines. Todo esto favorecerá la eficiencia laboral de todo el equipo de trabajo.

Cierre

La eficiencia laboral no solo es importante para cumplir los objetivos de la empresa, es esencial para fomentar la motivación de cada integrante que conforma el equipo.

Al equipo se le motiva integrándolo, tomando en cuenta su criterio, delegándole responsabilidades y creando estrategias para que pueda compaginar vida personal y laboral.

Si los colaboradores son motivados, serán más eficientes y al final del día no sentirán que han perdido el tiempo, lo que los estimulará a continuar haciéndolo cada vez mejor.

Sin duda alguna, un trabajador motivado es más productivo, creativo, responderá efectivamente a las necesidades de la empresa y contribuirá al logro de objetivos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *