Rate this post

Introducción

Debido a la vida ajetreada que llevamos olvidamos la importancia de dedicar tiempo de calidad a la familia y los amigos. Pasamos nuestros días y no nos damos cuenta de que nuestros seres queridos forman parte de nuestra cotidianidad, de aquí y ahora.

Tenemos la costumbre de dedicar tiempo a nuestra familia únicamente en fechas especiales, la navidad o un cumpleaños. ¿La justificación? El trabajo, debo enfocarme en producir el sostén de la casa, entre otros.

El asunto es que cuando por alguna razón nos falta un ser querido llega el arrepentimiento por no haberle dedicado tiempo de calidad. Por esa razón, vale la pena reflexionar al respecto pues el tiempo es una de las cosas en la vida que no podemos echar atrás.

La cuestión es que todos llevamos vidas muy ajetreadas

Todos tenemos responsabilidades con las que lidiar a diario y el mundo moderno en el que vivimos fomenta que nos sumerjamos en un mundo lleno de estrés. Cuando nos damos cuenta estamos inmersos en un sinfín de actividades y sentimos que la vida se vuelve un caos.

Con todo este panorama es común no darnos cuenta de que dejamos a la familia en un segundo plano y que el tiempo compartido se reduce al máximo. Pese a las responsabilidades debes hacer lo posible por incrementar el tiempo de calidad que dedicas a tus seres queridos.

Siempre es posible integrar a tus seres queridos en tus actividades cotidianas. Por ejemplo, si revisas algunos documentos de trabajo en casa, pídele a tus hijos que hagan su tarea en la mesa junto a ti. Es una forma de compartir y ellos siempre recordarán que los ayudaste con la mejor disposición.

Llegó el fin de semana y solo hay tiempo para arreglar los quehaceres del hogar. No tiene por qué ser así. Aprovecha al menos 1-2 horas para invitar a tu familia a comer un helado o tomar un café con tus amigos.

No importa que los momentos que pases con tus seres queridos sean cortos, lo que hará la diferencia es la calidad del tiempo compartido. Habla con ellos, que sientan que realmente los conoces y ellos a ti, hazles saber qué te interesas por ellos y que siempre pueden contar contigo.

Lo mejor que podemos hacer es celebrar la vida mientras estemos juntos

Como ya lo mencionamos, es imposible retroceder el tiempo. No obstante, lo que sí está en nuestras manos es recuperar el tiempo perdido y el corregir errores.

Mientras haya vida y gocemos de salud habrá oportunidad para hacer cualquier cosa que nos planteemos. Ponte como objetivo compartir más momentos valiosos junto a las personas que amas, pese al trabajo y otras responsabilidades.

Procura celebrar la vida con tus seres queridos mientras estén juntos. Las vacaciones, navidad, año nuevo, día del padre/madre y cumpleaños son fechas importantes, pero no las únicas.

Una llamada cuando no lo esperan, una invitación espontánea a comer, un obsequio cuando no es cumpleaños y una visita inesperada agradan a cualquiera. Se trata de detalles simples pero que quedan atesorados por tus seres queridos.  

Aún quedan muchos momentos para disfrutar con ellos

Es posible que pases tiempo con tus seres queridos, pero sientes que no es suficiente. No te mortifiques, no somos perfectos y no tenemos por qué serlo. En lugar de sentirte culpable busca la forma de optimizar el tiempo compartido con ellos.

La vida es muy corta para enfocar nuestras energías en pensamientos negativos que no nos ayudan a avanzar y mejorar. Si sientes que no dedicas tiempo de calidad a tus seres amados no te preocupes, ocúpate.

Si lo piensas bien, en tu agenda diaria siempre hay momentos que puedes aprovechar para pasar tiempo valioso con tu familia. Esos 15 minutos libres que tienes en la oficina, en lugar de dedicarlo a revisas las redes sociales, llama o escribe un WhatsApp. Es poco, pero les gustará.

No pienses que por no haber podido disfrutar de una fecha especial o no haber compartido un momento especial ya no habrá oportunidades. Insistimos, y es importante que lo memorices, mientras exista vida hay chance de disfrutar y celebrar con tus seres queridos.

Cierre

Dedicarle tiempo de calidad a nuestros seres queridos permite reforzar lazos, aumentar seguridad, ayuda a superar estrés, tensión y nos aleja de episodios depresivos.

Es importante que tengas en cuenta que no se trata de cantidad sino de calidad. A veces ponemos muchas expectativas en la frecuencia de los momentos en lugar del valor del tiempo compartido. Procuren reír más, abrazarse y sentirse más.

Dedicar tiempo de calidad a nuestros seres amados nos hará personas más felices, con mayor autoestima y mejor capacidad de interacción social. Además, demostraremos con acciones que ellos son nuestra prioridad.

Enfoca tu interés en compartir más experiencias. Celebra la vida mientras estén juntos, celebra el amor, celebra la amistad, celebra familia, en fin, celebra la existencia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *