Rate this post

Todos tenemos momentos en los que nos volvemos olvidadizos, especialmente cuando nuestro ritmo de vida es muy atareado. Esto es una situación completamente normal, pero tener mala memoria puede resultar frustrante para nosotros y los que nos rodean.

La genética juega un papel importante en la pérdida de la memoria, especialmente cuando se sufre de serias condiciones neurológicas, como el Alzheimer. No obstante, estudios científicos han demostrado que cambios en el estilo de vida ayudan a mejorar la memoria.

Quizás te preguntes si realmente es posible mejorar la memoria, pues muchas veces aceptamos que las cosas ya no son como cuando éramos jóvenes. Pero quédate aliviado, existen varias técnicas que practicadas regularmente resultan efectivas para no olvidar.

Mejorar la memoria cambiando nuestro estilo de vida

Descubre cómo mejorar la memoria con estos tips

Hacer cambios a lo cotidiano es algo que regularmente no queremos. El confort de lo conocido y conocer los resultados exactos brinda tranquilidad. No obstante, con estos cambios significantes lograremos retener mejor la información:

Come menos azúcar: Ingerir mucha azúcar está asociado a varios problemas de salud mental. Está comprobado que dentro de las afecciones de una dieta alta en sucosa está la disminución del tamaño del cerebro y por ende la degradación de la memoria.

 

  • Procura consumir pescado: El omega 3 está disponible en las grasas de los pescados y de acuerdo con pruebas científicas, estas son importantes para la salud en general, aminorando los niveles de estrés y contribuyendo a mejorar la memoria.

 

  • Haz tiempo para la meditación: Esta práctica trae muchos beneficios a la salud, es relajante y alivia a los que se sienten nerviosos. Por si fuera poco, el tiempo que invirtamos es completamente en nuestro beneficio.
  • Mantén un peso ideal y descansa cuando debes: Además de ayudarnos a tener disciplina, mantenerse saludable promueve menos desgaste en el cuerpo. Esto incluye también al cerebro. Como es de esperarse, mente y cuerpo saludable son una combinación ganadora.

Haz trabajar a tu cerebro

Obviamente utilizar algún sistema de recordatorios puede ayudar a mejorar la memoria. Programar un calendario digital que mande recordatorios al teléfono con la finalidad de administrar bien el tiempo para citas y obligaciones es muy útil. 

Esto junto a una lista de quehaceres aminoran los problemas de memoria, pero ¿qué pasa con la información que necesita cimentarse en nuestra memoria a largo plazo? Tomará esfuerzo y cambios radicales en la rutina, pero con una buena estrategia, no es imposible:

 

  • Enfócate: La atención es uno de los mayores componentes para mejorar la memoria. Para poder mover información de la memoria a corto a largo plazo se necesita estudiar a conciencia los datos, y es mejor si se hace sin distracciones como la televisión, celular o computadora.

 

Sabemos que esto en sí supone un reto, sobre todo si se vive con compañeros escandalosos o niños pequeños. No es vergonzoso exigir un momento a solas, por lo cual debes pedirlo cuando se necesita o buscar a una niñera de vez en cuando.

    • Evita la ofuscación: Revisar materiales en un número adecuado de sesiones te da el tiempo necesario para poder procesar la información. No en balde las investigaciones demuestran que aquellos que estudian regularmente suelen tener más éxito que los que lo dejan a última hora.
    • Organízate con una estructura: Los especialistas en psicología han descubierto que la memoria se organiza en módulos. Puedes aprovechar esto separando la información y agrupando la que sea similar para digerirla fácilmente.

 

  • Usa la mnemotécnica: A través de la asociación de imágenes o palabras con conceptos es posible mejorar la memoria. Tener en mente una canción o algún personaje para recordar datos complicados es una excelente manera ejercitar la mente.
  • Elabora y practica: Para recordar la información necesitas codificar lo que estás estudiando en la memoria a largo plazo y la forma más sencilla consiste en estudiar los conceptos difíciles a grandes rasgos y después complementarlo con material complejo.
  • Aprende a visualizar los conceptos: Mucha gente se beneficia de relacionar objetos, fotografías o gráficas. Si estos no existen en un libro o digitalmente, eres libre de crearlos con tu imaginación y usarlos cuando sea necesario.
  • Relaciona la nueva información con cosas que ya conoces: Es buena idea tomarse un tiempo para relacionar temas nuevos con memorias que ya poseemos, ya que estableciendo una relación entre estos aumenta la posibilidad de recordarlos.
  • Lee en voz alta: Llevar a cabo esta acción nos hace más conscientes ante lo que estamos aprendiendo. Explicárselo a otra persona también hace girar los engranes, lo cual es perfecto para mejorar la memoria.

 

Reconoce el problema

Sabemos que reconocer una falla no es algo que a nadie le guste, pero esto no debe avergonzarnos, ya que se trata de una condición humana que ocurre inevitablemente con el tiempo, sin importar el nivel de inteligencia que se posea.

Aceptarlo es necesario para seguir con el tratamiento, y aunque parezca laborioso, también puede resultar divertido. Adoptar nuevas conductas nos da la oportunidad de reinventarnos como individuos.

Quizás tengamos que empezar a cargar papel y pluma, no solo para apuntar aquello que temamos olvidar, sino también para ejercer la creatividad y darnos lugar a imaginar y mejorar la memoria. No por nada así han surgido los mejores inventos.

Los recuerdos son parte fundamental del desarrollo de la persona. Si bien, es vital el tener en mente información para llevar a cabo bien nuestro trabajo, las memorias personales son aquellas que nos definen, cambian nuestra visión del mundo y nos ayudan a formular valores.

Habrá cosas que olvidemos en el camino, eso es innegable, pero poder conservar las que nos hacen felices es un logro en sí mismo, sobre todo por que las lecciones que aprendemos en el camino son irremplazables.

Dejar una marca en el mundo es la meta, no obstante, todo empieza por uno mismo, y difícilmente seremos los superhéroes que queremos ser, si no recordamos todas las hazañas que nos convirtieron en la mejor versión de nosotros mismos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *