hipnosis clínica
Rate this post

La búsqueda constante del autodescubrimiento nos lleva a considerar teorías y prácticas que en el pasado nos podrían haber sonado fantasiosas, pero que gracias a la nueva era y la dinámica actual, nos permitimos reconciliarnos con el niño curioso que llevamos dentro y que nos pide a gritos herramientas para mejorar nuestra mente.

Dominar instrumentos de control mental es una tarea que todos debemos estar dispuestos a conquistar para poder coexistir en este mundo vertiginoso que cada día demanda más y más de nuestra capacidad de resolver y de no ser arrollados por el estrés y la ansiedad que genera el día a día.

La hipnosis va más allá de lo que recordamos haber visto en los shows de televisión durante los años 90, es todo un fenómeno científico, con estudios y resultados estadísticos, incluso con especialistas que se hacen llamar hipnólogos de profesión.

Cualquiera que tenga trastornos psicológicos, como fobias, ansiedad, depresión, problemas de conducta o adicciones como el tabaquismo, puede acudir a la hipnosis para lograr la sanación de dichos problemas.

¿Qué es la hipnosis clínica?  

Se refiere al procedimiento de inducción a la técnica de sugestión conducida por un terapeuta en donde al paciente se le da una serie de instrucciones mientras este se encuentra en un estado de trance y que recordará cuando se encuentre ante la situación desencadenante del problema que presenta y designada en la sesión terapéutica, lo que le ayudará a controlar o modificar su conducta.

Se trata como a un procedimiento científico e incluso posee una validación de parámetros y procedimientos que pueden encontrarse en el International Handbook of Clinical Hypnosis.

La hipnosis clínica representa una gran herramienta para terapias y un método efectivo para sus pacientes, pero posee un gran estigma dado al tratamiento mediático que se le ha dado.

¿Qué es la autohipnosis?

La autohipnosis responde a la teoría de que las conductas se fijan por repetición hasta que se incorporan en nuestra mente y, por ende, en nuestra propia vida luego de ser asimiladas por el subconsciente.

Además de que el subconsciente es capaz de liberar y liderar capacidades que nuestra conciencia ignora por los condicionamientos adquiridos de lo que podemos o no hacer.

Es por ello que la autohipnosis termina siendo un sistema de relajación autoinducida que le permite a la persona conectarse con el subconsciente para introducir cambios deseados en su propia mente. De esta forma es más fácil ejercer modificaciones en sus hábitos o conductas no deseadas.

Hipnosis clínica vs. Autohipnosis, ¿cuál es la mejor opción?

La mejor opción dependerá de lo que se quiera sanar o trabajar para el mejoramiento de la vida misma y, por supuesto, de lo que quieras tú como paciente. Es posible que la autohipnisis sea más que suficiente para cambiar algún problema que se presenta de momento.

Sin embargo, especialistas en la materia aseguran que hasta dolores y enfermedades crónicas se pueden curar con el uso de sesiones hipnóticas como tratamiento clínico. La superación de problemas serios que han condenado a pacientes a una vida lejos de la felicidad es una meta alcanzable con el uso de la hipnosis clínica.

hipnosis clínica

Recomendamos la hipnosis clínica para…

El estudio llamado Aplicaciones actuales de la hipnosis clínica en Latinoamérica: Una revisión sistemática de la literatura, de la Universidad Pontificia Bolivariana, Colombia, hace las siguientes recomendaciones para el uso de la hipnosis clínica:

  • Tratamiento del dolor crónico
  • Eyaculación precoz
  • Pediatría oncológica
  • Cirugía
  • Depresión unipolar
  • Hipertensión arterial
  • Dispepsia funcional
  • Enuresis nocturna

La hipnosis clínica no solo ha sido una herramienta usada como complemento a los tratamientos, sino también ha demostrado ser tan o más eficaz que tratamientos con fármacos, con la gran diferencia de que esta técnica no conlleva efectos secundarios.

Recomendamos la autohipnosis para…

Podría decirse que la autohipnosis es menos efectiva que la hipnosis ejercida por un hipnólogo profesional y experimentado, pero es un buen método si se aplica correctamente. Estos son algunos de los casos en donde es aplicable con altos efectos positivos:

  • Erradicar conductas propias de la ansiedad, como comerse las uñas.
  • Dejar de fumar.
  • Eliminar malos hábitos alimenticios y fomentar la pérdida de peso.
  • Combatir miedos racionales (las fobias requieren hipnosis clínica), como hablar en público, expandir zona de comodidad, miedo al fracaso, etc.
  • Mantenerse centrado en los objetivos planteados en la vida.
  • Lograr la visualización de resultados.
  • Lograr conciliar el sueño.
  • Abordar la baja autoestima, autosabotaje, complejos de inferioridad, entre otros.

Por un lado, hay todo un grupo de científicos del mundo profundizando en las aguas de la hipnosis como una alternativa de tratamiento real para enfermedades que van desde el tabaquismo hasta el cáncer y, por el otro, hay expertos que prefieren teatralizar la práctica hipnótica y volverla un espectáculo televisivo.

Internet ha democratizado tanto la información que ahora con solo teclear la palabra autohipnosis se descubren cientos de videos que ofrecen guiar a la persona por un viaje de relajación y reprogramación de sus hábitos más oscuros.

Lo cierto es que como la sugestión misma lo demanda, la persona que se quiera someter a esta alternativa debe tener la convicción de poder entregarse y conseguir, desde su propio consciente, el empuje de querer hacerlo.

Independientemente del problema que se presente, la hipnosis puede llegar a representar un cambio radical y real de la situación que se viva en ese momento. También se convierte en una esperanza casi new age para aquellos que han intentado todo y aún no logran salir de las situaciones que le aquejan.

2 thoughts on “Hipnosis clínica vs autohipnosis, ¿cuál es el mejor tratamiento para ti?”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *