síndrome de burnout
Rate this post

¿Sientes que tienes exceso de trabajo y que lo que haces, de cualquier forma, no es bien valorado? ¿Vives solo para trabajar y has dejado de lado tu vida personal y necesidades básicas? ¿Te sientes agotado y no sabes cómo retomar el control? ¿No te sientes productivo?

Si contestaste que sí a al menos una de las preguntas, es posible que estés sufriendo el síndrome de burnout, también conocido como síndrome del desgaste profesional.

¿Qué es el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout es un estado extremo de estrés que afecta nuestra capacidad de rendir adecuadamente en el trabajo.

Herbert J. Freudenberger, psicólogo alemán-estadounidense, fue de los primeros en teorizar sobre este en la década de los 80 y lo definió como “un estado de agotamiento físico y mental cuya causa está íntimamente ligada a la vida profesional”.

Este síndrome está caracterizado principalmente por un desequilibrio entre la vida laboral y la vida personal, lo que se refleja en una carga pesada de trabajo, una sensación de poco control sobre todas las responsabilidades y expectativas poco claras.

Otro escenario que rodea al síndrome de burnout, o “quemarse”, es tener un trabajo monótono; existe una sensación de poca estimación a la labor que se realiza, junto a una nula posibilidad de desarrollarse y crecer como profesional.

Las personas con agotamiento laboral poseen relaciones y dinámicas disfuncionales en sus lugares de trabajo y en sus hogares, esto ocasiona discusiones y situaciones incómodas que solo contribuyen a incrementar el nivel de estrés e inconformidad que se vive en ese momento.

En estos cuadros, es común que el paciente se sienta aislado y que no cuente con el apoyo de las personas que lo rodean, o que no se sienta muy seguro de sí mismo. Además de tener sentimientos como la rabia, la desesperación y la tristeza a flor de piel.

Quien lo experimenta no siempre es capaz de reconocer que está atravesando este estado mental, principalmente ocasionado por la manera en que está gestionando su trabajo, y que podría derivar en otros padecimientos físicos o mentales de mayor gravedad.

¿Quieres saber si estás sufriendo síndrome del burnout?

agotamiento laboral

Síntomas del síndrome de burnout

Algunos de los síntomas que te pueden ayudar a identificar el agotamiento laboral son:

  • Fatiga o cansancio mental y físico
  • Estrés excesivo
  • Tristeza
  • Ansiedad y nerviosismo
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Agresividad e irritabilidad
  • Sentimiento de fracaso
  • Impotencia
  • Baja autoestima
  • Dificultad para concentrarse
  • Insomnio
  • Dolores de cabeza, taquicardia, presión arterial alta
  • Vulnerabilidad a las enfermedades
  • Consumo de alcohol y otras sustancias
  • Mal humor
  • Relaciones disfuncionales
  • Falta de motivación laboral
  • Sensación de estancamiento

Tratamientos del síndrome de burnout, ¿cuál es tu mejor opción?

Los desafíos de la vida hay que enfrentarlos con mucha seguridad. En ese sentido, es fundamental tomar decisiones acertadas por su propio bien y el bien de quienes amas. Con el agotamiento laboral no debe ser diferente.

Es momento de buscar un tratamiento del síndrome de burnout y evitar que te siga desgastando, o que en un futuro no muy lejano pueda tener consecuencias en tu salud mental y física. Existen alternativas que incluyen pequeños ajustes en tu vida hasta ayuda profesional.

Realiza pausas creativas

La monotonía o el exceso de responsabilidades son causantes del síndrome de burnout. Tomarse unos minutos para salir de tu escritorio, al menos un par de veces al día, puede ser clave para evitar sus síntomas.

Conversa con tus compañeros para buscar soluciones alternativas a tus problemas, lee o mira videos sobre temas que te interesen, o simplemente haz alguna actividad que te relaje y te permita despejar un poco la mente. La inspiración llega por donde menos lo imaginas.

Inicia un hobby

No tiene que ser algo muy elaborado o lujoso. Leer, ponerse al día con las series, dibujar, aprender un oficio, ser voluntario de alguna causa, las opciones son infinitas. Con un pasatiempo podrás relajarte, desconectarte del trabajo y explorar tus habilidades.

Hacer ejercicio

Los beneficios de ejercitarse son ampliamente conocidos por todos. Diversos estudios han demostrado el impacto positivo que tiene no solo en la salud física, sino también a nivel mental.

Ya sea tu deporte favorito, correr, montar bicicleta o nuevas disciplinas como el crossfit. Ya sea en el gimnasio, en tu casa o al aire libre. Lo importante es que a través de la actividad física canalices tu energía, tomes un espacio para ti y evites el síndrome de burnout.

tratamiento del agotamiento laboral

Conoce el mindfulness

La mejor forma de definir este estilo de vida es “vivir el presente con intensidad”, lo que consiste en tener la conciencia plena en el ahora, disfrutar el momento y concentrarse en cada cosa que haces.

Si sufres del síndrome de burnout, seguramente tienes muchas tareas pendientes y sientes que se multiplican de manera que nunca puedes terminar de resolver ninguna. Es ahí donde entra el mindfulness para ayudarte a no perder el foco e ir por una cosa a la vez.

Prueba la hipnosis

Cualquier persona con trastornos psicológicos, como fobias, ansiedad, depresión, problemas de conducta o adicciones puede utilizar la hipnosis como mecanismo de sanación. La hipnosis va más allá de las clásicas escenas en películas.

Se trata de un fenómeno científico, con estudios que lo respaldan y es uno de los tratamientos para enfrentar el burnout que puedes considerar. Este procedimiento terapéutico trabaja el subconsciente para tratar de forma directa una patología.

¿Cómo mejorará tu vida luego de superar el agotamiento laboral?

Apenas comiences a trabajar con alguna actividad que sirva como tratamiento del síndrome de burnout verás rápidamente los cambios en tu día a día.

Uno de los pasos para evitar el síndrome del burnout es aprender a gestionar las emociones y nuestras relaciones dentro y fuera de la oficina. Por otro lado, es necesario aprender a reconocer las situaciones que producen estrés laboral y ansiedad para combatirlos.

Cuando retomas el balance entre tu vida personal y laboral, cuando eres capaz de valorarte y tener un espacio de crecimiento para ti, podrás convertirte en un trabajador más proactivo e independiente, capaz de resolver los retos profesionales sin perder el control.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *